Río de Janeiro. El ministro brasileño de Hacienda, Eduardo Guardia, afirmó este martes que Brasil no está inmune a la valorización del dólar, y dijo que la mejor arma del gobierno para combatir el alza de la divisa estadounidense es la consolidación del "ajuste fiscal".

"A corto plazo, es un movimiento internacional de valorización del dólar, y Brasil no está inmune a ello", expresó Guardia a la prensa.

La moneda estadounidense cerró este lunes en su mayor cotización respecto al real en más de dos años, al finalizar la sesión bursátil en los 3,62 reales por dólar y este martes llegó hasta los 3,69 reales por dólar, aunque posteriormente bajó ligeramente.

"Veo la valorización (del dólar) como una tendencia internacional de fortalecimiento del dólar. Si miramos en los países emergentes, o las principales monedas, se están desvalorizando en relación al dólar", agregó Guardia.

"Lo que Brasil necesita hacer para superar cualquier momento de mayor dificultad en el futuro es avanzar en la consolidación fiscal. Este es el gran desafío del país", señaló Guardia.

El ministro defendió persistir en el proceso de "consolidación fiscal", es decir, sanear las cuentas públicas brasileñas.

"La mejor respuesta del gobierno es persistir trabajando en el proceso de consolidación fiscal, aumentar la productividad, reducir costos y dejar la economía brasileña más eficiente", dijo.

"Tenemos un escenario de cuentas externas muy favorable, tenemos reservas internacionales, tenemos un pequeño déficit en transacciones corrientes, que es ampliamente financiado por las inversiones directas extranjeras", comentó.

El ministro de Hacienda recordó que la inflación está actualmente en niveles muy bajos y que por ello, el Banco Central inició un ciclo de reducción de la tasa básica de interés, que actualmente está en el 6,5% anual, su menor nivel histórico.

"Lo que Brasil necesita hacer para superar cualquier momento de mayor dificultad en el futuro es avanzar en la consolidación fiscal. Este es el gran desafío del país", señaló.

El alza del dólar se produce a pesar de la intervención del Banco Central en el mercado del cambio para frenar la depreciación del real.