Santiago. Chile no alcanzará este año ni en 2011 el balance estructural en su presupuesto, debido a gastos superiores a lo estimado en el anterior Gobierno y a un mayor desembolso asociado al plan de reconstrucción tras el terremoto, dijo este viernes el ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

El ministro dijo que el balance estructural, que este año arrojaría un déficit de 1,2% del PIB, es más probable que se alcance hacia el final del actual Gobierno de centro derecha, es decir, para 2013.

"No estará (balanceado) ni este año ni el próximo", dijo Larraín en un foro de una universidad.

El balance estructural es una política implementada en 2001 que apunta a mostrar la situación del Fisco en una perspectiva de mediano plazo y que hasta fines de la década pasada se ubicó en terreno positivo, apoyado en la bonanza del precio del cobre, principal exportación del país.

En la práctica, el balance estructural significa ahorrar en tiempos de bonanza cuando se reciben ingresos que se sabe son sólo transitorios, justamente para poder gastarlos cuando se enfrentan coyunturas que hacen caer los ingresos o aumentan las necesidades de gasto.