Brasilia. El ministro de Hacienda brasileño, Eduardo Guardia, dijo este martes que "en ningún momento" el Gobierno evaluó aumentar los impuestos para pagar un recorte en los precios del diésel, revirtiendo una declaración que él mismo efectuó en la víspera.

Este lunes, Guardia había dicho que el Gobierno necesitaría elevar los impuestos o recortar algunos beneficios fiscales para compensar una pérdida de 4.000 millones de reales (US$1.080 millones) por la reducción impositiva al diésel que el Ejecutivo acordó para calmar una protesta de camioneros.

En declaraciones ante una comisión del Senado, Guardia dijo este martes que la libertad de fijar precios de la petrolera estatal Petrobras sigue "completamente intacta".

El gobierno de Brasil endureció este martes su postura contra una protesta de camioneros de nueve días que paraliza gran parte de la economía, amenazando con tomar medidas enérgicas contra los distribuidores de combustible y los supuestos agitadores políticos que contribuyen a la crisis.