Brasilia. Brasil seguirá tomando medidas sobre el tipo de cambio en la medida en que sean necesarias, dijo este martes el ministro de Hacienda, Guido Mantega, quien defendió la decisión adoptada la semana pasada para aplicar un impuesto sobre derivados cambiarios.

Un fortalecimiento de la moneda local, el real, ha preocupado particularmente a la industria, que compite con una ola de importaciones baratas.

Sin las medidas adoptadas recientemente, el real se habría valorizado por debajo de las 1,5 unidades por dólar, aseguró Mantega.

El martes, la moneda brasileña cotizaba a 1.5630 unidades por dólar en el mercado cambiario a la vista.