El nuevo ministro de Hacienda de Brasil, Joaquim Levy, prometió el miércoles que reducirá el gasto gubernamental y no descartó elevar los impuestos, incluyendo el denominado impuesto CIDE sobre ventas de combustibles a nivel interno.

En una entrevista con la cadena Globo TV, Levy también dijo que los mayores costos en la generación de energía eléctrica provocados por el uso intensivo de plantas termoeléctricas deberían ser transferidos a los consumidores en vez de ser subsidiados por el Gobierno.

Levy agregó que "es demasiado pronto para decir" si el Tesoro tendrá que entregar respaldo financiero a la petrolera estatal Petrobras, que se arriesga a perder el acceso a los mercados de capital debido a un creciente escándalo de corrupción.