Santiago. El ministro de Hacienda de Chile, Felipe Larraín, dijo que le gustaría que el peso estuviera más débil, insinuando la posibilidad de una intervención por parte del Banco Central, de acuerdo a una entrevista publicada el domingo en un diario local.

La moneda chilena se ha levantado en torno a 14% desde finales de junio tocando en recientes semanas máximos de dos años y medio.

La tendencia despertó temores de una intervención por la preocupación sobre el impacto en la competitividad de los exportadores.

"Si me pregunta mi opinión, yo preferiría un tipo de cambio algo más elevado del que tenemos hoy", dijo en una entrevista con el diario La Tercera.

El funcionario agregó que respeta la autonomía del Banco Central "pero nunca nadie dijo que en un sistema de cambio flotante era imposible la intervención".

El instituto emisor dijo el jueves que incrementaría gradualmente los límites de inversión extranjera de los fondos de pensiones al 80% desde el 60%, lo que ayuda a contrarrestar la apreciación del peso.