Colombia probablemente comenzará en noviembre "discusiones" sobre una reducción de su tasa de interés del 7,75%, dijo este miércoles el ministro de Hacienda Mauricio Cárdenas.

El funcionario también señaló que se espera incluir en el debate una reducción de impuestos a las carteras de bonos de inversores extranjeros, en el marco de una reforma impositiva amplia que el Gobierno busca completar antes de fin de año.

"Es probable que la discusión (sobre el recorte de tasas) comience en noviembre", dijo Cárdenas, que integra el directorio del banco central de su país, en declaraciones a periodistas al margen del Foro de Negocios de Colombia que se realiza en Londres.

"Soy muy optimista, en base a cierta información preliminar que tenemos sobre los precios de los alimentos, que la inflación va a estar por debajo del 7% para el mes de octubre y para el final del año se acercará al 6,1%", agregó.

Previamente en la conferencia, Cárdenas había manifestado que desacelerar la inflación permitiría que las tasas de interés bajen. El ministro indicó además que la inflación luego seguiría camino hacia el rango meta del banco central colombiano, de entre el 2% y el 4%.

Cárdenas también dijo que espera mantener conversaciones clave con el Congreso sobre una reforma fiscal, e incluir el tema de los gravámenes a las carteras de bonos en el proyecto impositivo más amplio. El proyecto prevé aumentar el impuesto al valor agregado, pero muchos temen que eso pueda minar el crecimiento, que ya se encuentra en un mínimo de seis años.

Gran parte de los problemas económicos de Colombia radican en la caída del precio global del petróleo. Cárdenas pronosticó que los futuros del crudo Brent permanecerían en torno a los 50 dólares por barril en 2017, antes de subir hacia los US$60 hacia fin de la década.

Muchos temen que la reforma fiscal considerada crucial para resolver las dificultades presupuestarias del país se trabe en el Congreso debido al complejo clima político.

Bogotá atraviesa una crisis política tras el fallido intento de refrendar con la población un histórico acuerdo de paz logrado por el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que busca poner fin a un conflicto que lleva décadas.