Ciudad de México. La Secretaría (ministerio) de Hacienda de México dejará al próximo gobierno una economía fuerte, sólida y con un crecimiento del 2,7% en promedio en los últimos cinco años, afirmó este jueves su titular, José Antonio González.

"Vamos a entregar finanzas sanas y en orden y una transición exitosa y ordenada", señaló el ministro a la prensa luego de participar en un foro organizado por Oxford Business Group, en la Ciudad de México.

Dijo que en la dependencia que encabeza está lista para trabajar con el equipo de transición que nombre el próximo presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador (quien deberá asumir el cargo el 1 de diciembre), en la elaboración del Presupuesto para 2019.

"La Secretaría de Hacienda específicamente tiene que trabajar con el equipo de transición para hacer el nuevo presupuesto", explicó.

"Nosotros vamos a entregar un borrador, con el que de acuerdo con la ley se establece claramente qué se entrega y ellos lo empiezan a modificar para entregarlo al Congreso antes del 15 de diciembre y que el Congreso lo apruebe antes del 31 de diciembre", abundó.

"Sólo una incertidumbre se ha resuelto. Ya se sabe quién será el próximo presidente, y esta administración hará una transición ordenada y exitosa, con finanzas públicas sanas y equilibradas", expresó el secretario.

González dejó en claro que la reunión con el equipo de transición se dará hasta que López Obrador reciba su constancia como presidente electo.

Durante el evento de Oxford Business Group, el funcionario expresó que la incógnita de la elección presidencial ya se despejó, pero quedan dos focos de incertidumbre que no se han resuelto.

La renegociación del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN) y la reforma fiscal estadounidense, lo cual "cambiará la dinámica de la economía mexicana en el mediano plazo", dijo.

"Sólo una incertidumbre se ha resuelto. Ya se sabe quién será el próximo presidente, y esta administración hará una transición ordenada y exitosa, con finanzas públicas sanas y equilibradas", expresó.

"Pero el Tratado de Libre Comercio de América del Norte sigue siendo un foco de incertidumbre, al igual que un reto para el próximo sexenio será una reforma fiscal", enfatizó González.

Sostuvo que durante la actual administración se destacan avances fiscales, donde se reflejan finanzas menos dependientes del petróleo, mejor recaudación y más contribuyentes.

"Son buenos avances, pero todavía hay mucho que hacer", ahondó.

"México ha enfrentado vientos en contra, el desplome de los precios del petróleo, la caída de la producción industrial de Estados Unidos y la política monetaria estadounidense que ha metido mucho ruido en el mundo, y aún así, la economía mexicana ha crecido alrededor de 2,7% en promedio", expresó.