Santiago. La economía chilena tiene una alta probabilidad de crecer cerca de un 5,0% en 2010 estimó este miércoles el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, aunque admitió que la fortaleza del peso es una tema que "preocupa" a las autoridades.

Más temprano, el Banco Central informó que el Producto Interno Bruto (PIB) se expandió un 6,5% entre abril y junio de este año, su mejor desempeño para cualquier trimestre en cinco años, en una confirmación de que los negativos efectos del terremoto de febrero quedaron atrás.

"Estas cifras lo que nos revelan es que la economía chilena ha crecido incluso más de lo que habían dicho las cifras originales del Banco Central. Hemos tenido (...) una recuperación violenta, potente", dijo Larraín a periodistas.

Con el dato trimestral, la economía chilena acumuló una expansión levemente superior al 4% en el primer semestre.

"Hace poco dijimos que íbamos a estar entre 4,5% y 5,0%, pero probablemente en el rango más alto de esta tabla y hoy día con esta cifra nos queda más claro de que vamos a estar muy cerca del 5,0 %", dijo Larraín.

Gobierno apunta al peso. Junto con valorar el desempeño del PIB, Larraín también admitió que el gobierno sigue con mucha atención la fortaleza que ha mostrado el peso chileno en las últimas semanas, pues resta competitividad al sector exportador.

"Este es un tema que estamos siguiendo con mucha atención", dijo Larraín, quien adelantó que el tema será tratado en una reunión de coordinación con el presidente del Banco Central, José De Gregorio.

"Es un tema que indudablemente concita nuestra atención, queremos tener un tipo de cambio competitivo", aseguró.

Tras los dichos del ministro, el peso chileno subió dos unidades y se cotizaba a mediodía de este miércoles en 501 unidades por dólar.

No obstante, Larraín destacó que hay factores como el alza del precio del cobre, principal exportación del país, o el desempeño de la economía estadounidense, que están fuera del control de las autoridades locales.