Los ajustes al gasto anunciados el viernes pasado son acciones preventivas y prudentes para mantener la estabilidad y, sobre todo, proteger la economía de las familias mexicanas, aseguró la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En el informe semanal de su vocería, destacó que el gobierno de la República seguirá impulsando el desarrollo nacional, protegiendo, ante todo, y a pesar de cualquier coyuntura, la economía familiar.

Compromiso

Por ello, se compromete a mantener la disciplina fiscal y la estabilidad macroeconómica a través de un manejo sólido, prudente y transparente de las finanzas públicas, añadió la dependencia federal.

Resaltó que las principales variables del país (bajo nivel de deuda, tipo de cambio flexible, altas reservas internacionales, expectativas de inflación ancladas y coberturas para proteger los ingresos petroleros) reflejan la solidez de la economía mexicana, generando certidumbre y confianza en los mercados nacionales e internacionales.

Hacienda señaló que ante el nuevo escenario internacional, de volatilidad, el país requiere que el nivel de gasto público multianual sea congruente con la capacidad de financiamiento sostenible por el Estado mexicano.

La dependencia refirió que con este diagnóstico, el presidente Enrique Peña Nieto instruyó al gabinete llevar a cabo las acciones preventivas y prudentes para mantener la estabilidad.

En este sentido, el 30 de enero pasado, el secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray Caso, anunció una serie de medidas que se implementarán de manera ordenada y con una visión de mediano plazo para hacer frente al complejo entorno que se prevé para el próximo año.