Santiago.- El ministro chileno de Hacienda, Felipe Larraín, señaló que las variaciones del precio del cobre, el fortalecimiento del dólar a nivel mundial y un alza en el rendimiento de las tasas en Estados Unidos han tenido efectos en la moneda estadounidense en Chile.

Pese a la volatilidad, la autoridad del país sudamericano puntualizó a los periodistas que el mecanismo de tipo de cambio flotante en Chile permite "absorber los 'shocks' externos".

"Esto permite que la economía se siga expandiendo, más allá de los vaivenes de un día a otro del tipo de cambio", precisó.

Agregó que eso tiene que ver con poder preservar las condiciones de estabilidad macroeconómica para que la economía se pueda desenvolver.

Larraín destacó el buen paso de la economía chilena que sigue en condiciones de estabilidad.

Subrayó que "no quiero dejar de destacar los enormes desafíos que tenemos por delante, mantener a la economía chilena creciendo en torno al 4 por ciento no es algo fácil, es difícil y requiere mucho trabajo. Estamos empeñados en eso".

Durante esta jornada se difundió el Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec) que establece el Banco Central (BC) chileno, que arrojó que la economía chilena en agosto creció 3,2 por ciento en comparación con el mismo mes de 2017.

"Lo importante es que la economía chilena sigue creciendo en general a un ritmo acelerado y que el 90% de la economía, que es la parte no minera, creció a un 4%", explicó Larraín.