Javier Lozano Alarcón, secretario del Trabajo y Previsión Social, afirmó que “México tiene una gran urgencia de la Reforma Laboral” que conduzca al país a alcanzar mayores niveles de competitividad, hacer más atractiva la economía, generar más inversiones y propiciar la creación de más empleos.

Lozano expuso las ventajas que podrían concretarse mediante la aprobación de una reforma a la legislación laboral. Una reforma –dijo– que recoja lo mejor de 332 iniciativas previas que se han presentado en el Congreso de la Unión, en los doce años anteriores y que, casi siempre por razones políticas no se ha dado el siguiente paso para contar con esa reforma.

“Son tantas manos que han pasado por el tema, son tantas las propuestas, tantas las iniciativas, que no podemos decir que esto es de la autoría de un gobierno, de un partido político, mucho menos de una persona. Afortunadamente se han dado los pasos conducentes para que se pueda hablar de una conciliación de intereses entre las distintas posiciones”, aseguró.

Agregó además que “de nada sirve una defensa a ultranza, desde el sindicalismo, a las llamadas conquistas históricas, cuando eso puede llevar al traste a empresas o a sectores completos”.

Lo que se busca, puntualizó Lozano, es preservar ese catálogo de derechos mínimos irrenunciables que, en términos generales, “pueden y deben permanecer”; pero en la legislación secundaria se debe “modernizar el detalle para hacer valer esos derechos”.