Madrid. El ministro de Fomento de España, José Blanco, dijo este domingo que los impuestos en el país son "muy bajos" y pidió iniciar un debate sobre una posible alza tributaria a fin de tener servicios públicos e infraestructura "de primera".

Este viernes, el gobierno anunció que revivirá unos 500 millones de euros (US$638,1 millones) en obras públicas tras haberlas suspendido por un plan de austeridad, mientras insistió en que las metas fiscales siguen intactas pese a que el diferencial de deuda española a 10 años subió a su nivel más alto en cuatro semanas frente a su equivalente alemán.

Blanco dijo en una entrevista publicada este domingo por Europa Press que los detalles de cualquier cambio en la política fiscal del Gobierno tendrán que esperar a la publicación del Presupuesto General del Estado para el 2011, prevista en la primera quincena de septiembre.

"No estoy planteando una subida de impuestos, simplemente digo, como reflexión, que España, en relación con los servicios públicos que tiene, y en relación a las infraestructuras que tiene, y que debería seguir desarrollando, cuenta con una base impositiva muy baja", afirmó.

"La pregunta que siempre se tienen que hacer los ciudadanos es que si queremos unos servicios públicos de primera o unas infraestructuras de primera, tendremos que tener también impuestos homologables a los de los países europeos", agregó.

Sus declaraciones se producen después de que el consejero del Banco Central Europeo, José Manuel González Páramo, señalara que España debería profundizar en la austeridad presupuestaria en 2011 y los años posteriores.

Analistas han dicho que cualquier reanudación del gasto en infraestructura tendría que ser mínima, dado que el gobierno español está apenas empezando a convencer a los mercados financieros de que puede estabilizar sus finanzas.