Madrid. El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha dicho que el crecimiento económico mundial, en estos momentos, es "mediocre", pero no es absolutamente homogéneo y aquí se ha referido al "caso español" y al hecho de que los últimos datos del INE corroboren un crecimiento del 0,5% en el tercer trimestre.

De Guindos, que ha hecho estas consideraciones en la apertura de la jornada "Invertir en Chile", que organiza el diario El País, y en un "diálogo" con el ministro de Economía chileno, Luis Felipe Céspedes, ha señalado que en ese entorno de mediocridad "Chile está perfectamente preparada".

De Guindos ha comentado que Chile es un país "cabal" con una economía equilibrada y donde "todas las instituciones funcionan" y el respeto a la ley "también funciona".

El titular de Economía ha valorado la estabilidad institucional de Chile y ha señalado que se impone frente a las dudas de que a corto plazo se acaben los estímulos.

De Guindos también ha dicho que tiene una "sana envidia" a las cifras de Chile con un reconocido equilibrio fiscal, un déficit de la balanza de pagos muy reducido y una economía muy abierta.

A la pregunta de cómo ve a España, el ministro ha insistido en que la ve "completamente distinta" a cómo se percibía hace tres años desde el punto de vista de los desequilibrios macroeconómicos.

Ha asegurado que España va superar el bache del segundo y del tercer trimestre y el año 2015 "será mejor que éste".

En su opinión, ello permitirá que la economía española vuelva a crecer y que la crisis se vaya viendo "como algo que queda atrás".

De Guindos ha reiterado que España acabará el año a "una velocidad de crucero" de crecimiento anual en torno al 2% si bien ha reconocido que la economía española "no es inmune" al entorno internacional, y especialmente el europeo.

Además, ha considerado que la recuperación de España está vinculada a los equilibrios macroeconómicos y aquí ha citado a la banca española y a los buenos resultados obtenidos en los últimos test. "Algo impensable hace año y medio", ha dicho.

También tiene que ver con el ajuste inmobiliario, la mejora de la competitividad y del mercado laboral, ha relatado.

"A pesar de que no somos inmunes a lo que pasa en Europa, España está manteniendo el crecimiento diferencial", ha recalcado.

Por su parte, el ministro chileno ha valorado el "tremendo progreso" experimentado por su país en los últimos años y ha hecho hincapié en la solidez de sus instituciones, que permiten a Chile enfrentarse a los vaivenes internacionales.

Céspedes ha abogado por generar más desarrollo económico involucrando a las pequeñas empresas y ha defendido una reforma de la educación para aprovechar el talento.

Ha añadido que estas medidas están en la agenda del Gobierno, pero ha advertido de que trascenderán el período gubernamental, dado que el actual Ejecutivo pone la mirada en el medio y largo plazo.