Calgary. El anuncio de un recorte del gasto público en Chile ya tuvo éxito en reducir las expectativas inflacionarias, dijo el ministro de Hacienda del país sudamericano, quien pronosticó que los precios de las materias primas seguirán altos por algún tiempo.

Felipe Larraín, dijo que se apuntó a sorprender a los mercados la semana pasada con la promesa de reducir el gasto del gobierno en unos US$800 millones, para "romper el ciclo" antes de que los mercados pierdan la fe en la capacidad de las autoridades para contener las presiones de los precios.

"Después de nuestro paquete, ya hemos visto algunas señales de que las expectativas de inflación están bajando", dijo Larraín.

"Las señales son un declive de la expectativa de inflación que está implícita en los precios de las tasas de interés nominales y reales", dijo.

El paquete fiscal busca aliviar la presión sobre el banco central, que también tomó por sorpresa a los mercados con un agresivo aumento de 50 puntos básicos en la tasa de interés referencial este mes, y contener los incrementos de los precios al consumidor.

Larraín dijo que los recortes del gasto eran significativos, el equivalente a que Estados Unidos reduzca su presupuesto en US$60.000 millones.

Chile, el mayor exportador de cobre del mundo, se beneficia de la fuerte demanda del metal de parte de China, su principal socio comercial.

Pero también importa virtualmente todo su petróleo, lo que implica un potencial impacto sobre la inflación subyacente, que Larraín calificó como su "mayor preocupación".

Los últimos números de la inflación chilena fueron relativamente moderados pero Larraín en varias ocasiones ha mencionado a los valores del crudo como un riesgo para el panorama de precios.

Muchos países latinoamericanos enfrentan presiones inflacionarias, fuertes ingresos de capitales y monedas en alza mientras sus economías se recalientan tras la crisis económica global.

Esos desafíos fueron destacados por los ministros de economía y otros funcionarios que se encontraron en Calgary, Canadá, para discutir la mejor respuesta de las políticas.

Larraín en general coincidió con el gobernador del Banco de Canadá Mark Carney, quien dijo el sábado que el auge de las materias primas podría durar décadas ya que el crecimiento global está sesgado hacia economías emergentes de alto crecimiento como China e India.

"Mi opinión es que sí, debemos incorporar la probabilidad, una probabilidad grande, de que los niveles de las materias primas sigan (altos)", dijo.

"No estoy seguro si seguirán en los niveles actuales pero no retrocederán a los niveles antiguos", agregó.