Lima.- La Alianza del Pacífico (AP), bajo la presidencia de Perú, impulsa el fortalecimiento del mercado financiero, la creación de un fondo de infraestructura y la competitividad, aseguró el ministro peruano de Economía y Finanzas, Carlos Oliva.

"El mundo se está moviendo a una velocidad y nosotros tenemos que alcanzar esa velocidad", explicó a Xinhua el ministro, cuyo país asumió la presidencia pro témpore de este bloque para el periodo 2018-2019 durante la XIII Cumbre de la Alianza del Pacífico celebrada en julio pasado en Puerto Vallarta, México.

Según Oliva, en el campo financiero vienen trabajando con el Mercado Integrado Latinoamericano (Mila), donde participan las bolsas de valores de Colombia, Chile, México y Perú.

"Tiene que ver con el desarrollo del mercado de capitales, se han hecho varios avances con el Mila y con el pasaporte de fondos, pero somos conscientes de que tenemos que seguir avanzando", subrayó.

El pasaporte de fondos contribuye a la libre comercialización de fondos abiertos también denominado fondos mutuos, como parte de la consolidación del mercado de capitales de la Alianza del Pacífico que representa el 38% del Producto Interno Bruto (PIB) de América Latina.

El ministro precisó que el segundo aspecto está vinculado al desarrollo de la infraestructura, donde los países asociados trabajan en la creación de un fondo financiero común de infraestructura regional.

"Entre los cuatro países de la Alianza tenemos una cartera aproximada de US$86.000 millones en proyectos", detalló.

Según Oliva, el Consejo de Ministros de Economía y Finanzas de este bloque se ha empeñado en asegurar recursos financieros para el desarrollo de proyectos bajo la modalidad de asociación público privadas.

"Esto ya está avanzado, el Banco Interamericano de Desarrollo en este momento nos está apoyando para definir al gestor de este fondo", explicó.

Oliva también precisó que el tercer segmento de interés para las empresas de Colombia, Chile, México y Perú es alcanzar la consolidación de la competitividad, que incluirá, además, la inclusión financiera.

"Tenemos que ser capaces de tener una legislación, que no va a ser idéntica a cada país, pero sí algunos lineamientos comunes, que nos ayude a integrar y sacar el máximo provecho a estas herramientas", puntualizó.

Al respecto, el gerente de Estudios Económicos de la Asociación de Exportadores (ADEX), Carlos González, sostuvo que con la presidencia de Perú en el Consejo Empresarial se debe ahondar el libre comercio entre los países asociados.

"Esa es la dinámica que ve uno desde la perspectiva privada, los privados que ven alianzas, cadenas de valor y proponen medidas que cada gobierno debe adoptar", subrayó.

De acuerdo con el experto de este gremio exportador, la posición de los empresarios en el seno de este bloque es que se armonicen las leyes que regulan el intercambio comercial en algunos rubros específicos.

"Requiere algún tipo de modificación legal que deben gestionar los gobiernos, por ejemplo, el de los alimentos procesados con un requisito común para los cuatro países", anotó.

González también sostuvo que el cambio de gobierno en Colombia y México no tendrá ninguna alteración en los planes de desarrollo de la Alianza del Pacífico y con respecto a Perú y Chile, dijo que cuentan con gobiernos comprometidos con la consolidación del bloque regional.

El representante de la ADEX agregó que existe mucha expectativa en la incorporación de las pequeñas y medianas empresas al proceso productivo regional, porque contribuyen positivamente en el mercado laboral.

Por su parte, la consultora en comercio internacional, María Osterloh, resaltó la importancia del plan de acción definido durante la pasada cumbre de Puerto Vallarta para fortalecer vínculos con el Mercado Común del Sur (Mercosur).

Estos dos bloques regionales totalizan el 81% de la población de América Latina y el Caribe y aportan el 86% del PIB en la región.

Osterloh, investigadora del Instituto de Estudios Políticos Andinos, también coincidió con Oliva en la necesidad de consolidar el mercado de capitales entre los países miembros, el libre flujo de personas (con la emisión de un pasaporte único), de bienes y servicios.

"La idea es establecer cadenas de valor entre ellos, donde unos países hagan partes y componentes y éstos sean ensamblados finalmente en otro país", precisó.

Con respecto al sector empresarial de la Alianza del Pacífico, la experta en comercio internacional sostuvo que los empresarios ponen énfasis en el multilateralismo y la apertura comercial.

"Darle valor a las negociaciones en la Organización Mundial de Comercio para evitar guerras comerciales y el proteccionismo", dijo.

La Alianza del Pacífico, que cuenta con una población de 223 millones de consumidores, tiene en la lista de espera para ingresar como Estados asociados a Australia, Canadá, Nueva Zelanda y Singapur.