Bruselas. Los ministros de Finanzas de la Unión Europea comprometieron este martes más de 4.000 millones de euros (US$5.500 millones) en financiamiento de corto plazo para ayudar a los países en desarrollo a adaptarse al cambio climático y a reducir las emisiones.

Las conclusiones de un informe al que Reuters tuvo acceso mostraron que los estados de la UE habían movilizado un total de 4.680 millones de euros en el 2010 y en lo que va de este año, en el marco de un compromiso para suministrar un total de 7.200 millones de euros entre el 2010 y el 2012.

"Considerando los desafíos económicos y fiscales que estamos enfrentando, esto demuestra nuestro sólido compromiso para honrar el acuerdo de Cancún (cumbre del clima) y la promesa del G-20 (Grupo de 20 potencias económicas) de combatir el cambio climático", señala el documento.

Organizaciones no gubernamentales afirman que esta decisión da esperanzas de que los temas ambientales no han salido de la agenda de la UE pese a la profunda crisis de deuda por la que atraviesan algunas de sus economías. Sin embargo, expresaron preocupación porque los fondos prometidos eran reasignaciones de otras partidas y no eran dinero fresco.

"A primera vista, los gobiernos europeos han hecho bien en cumplir sus compromisos para ayudar a los países pobres a lidiar con el impacto inmediato del cambio climático, pero han hecho esto principalmente re-etiquetando la ayuda al desarrollo como cambio climático", afirmó Lies Craeynest, asesor de política climática de Oxfam.

Los fondos son parte del compromiso global acordado en la cumbre de Copenhague en el 2009 de suministrar 30.000 millones de dólares entre el 2010 y el 2012 a los países en desarrollo para ayudarlos a enfrentar el cambio climático.