Dublín/Bruselas. Ministros europeos se reunieron este domingo para aprobar un rescate por 85.000 millones de euros (US$115.000 millones) para Irlanda, que se convertirá en el segundo país de la zona euro en recibir ayuda financiera en la agobiante crisis de deuda del bloque.

Los ministros de Finanzas de la zona euro esperan que la asistencia de emergencia ayude a Dublín a cubrir la deuda de sus bancos y a reducir su enorme déficit presupuestario, además de evitar que la crisis se extienda a Portugal y España.

Pero algunos sugirieron al llegar a la reunión en Bruselas que la Unión Europea necesitaba tomar medidas más amplias para detener la amenaza sistémica al euro.

En una señal de la gravedad de la crisis que afronta la zona de la moneda única, los líderes de Alemania y Francia, las dos potencias centrales de la UE, hablaron por teléfono con los presidentes de la Comisión Europea y el Banco Central Europeo (BCE) antes del encuentro en Bruselas.

Ambos países dijeron haber alcanzado un pacto sobre un mecanismo para resolver de forma permanente la crisis de la zona euro, aunque no se dieron a conocer detalles.

"Ustedes saben que tenemos una situación muy seria, tenemos que hacer lo posible para proteger la base de nuestra recuperación económica", dijo a periodistas el comisario de Asuntos Monetarios de la UE, Olli Rehn, tras su arribo a Bruselas para la reunión.

El funcionario agregó que los ministros irán más allá de prestar su apoyo al paquete de la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) para Irlanda y "discutirán la respuesta sistémica a esta crisis", pero no reveló mayor información.

Esta semana, Alemania negó con firmeza reportes indicando que Bruselas deseaba duplicar el tamaño de su red de respaldo financiero del bloque.