Sanya. Los ministros de Comercio de las cinco naciones que componen el grupo Brics no dieron señales este miércoles de estar dispuestos a efectuar concesiones para poner fin al estancamiento que persigue a la ronda de negociaciones para liberalizar el comercio mundial.

La llamada Ronda de Doha ha logrado pocos avances después de haber estado en el 2008 cerca de un acuerdo.

Entre los motivos de los desencuentros está la negativa de Estados Unidos y otros países ricos a reducir aún más sus subsidios a la agricultura y el rechazo de las economías en desarrollo a abrir sus mercados a la competencia extranjera.

Reunidos en la víspera de una cumbre de los países Brics en la isla china de Hainan, los ministros de Comercio de Brasil, Rusia, India y China y del nuevo miembro Sudáfrica se mostraron pesimistas sobre el futuro de las negociaciones.

"El delicado equilibrio de concesiones alcanzadas tras 10 años de negociaciones y contenidos en el borrador de julio del 2008 corre el riesgo de ser desbaratado", dijeron los ministros en un borrador de comunicado de prensa.

El grupo favorece una continuación de la Ronda de Doha tomando como base un acuerdo preliminar que casi llevó las negociaciones a un acuerdo final a mediados del 2008, pero rechaza las demandas de que los países en desarrollo ahora deban ofrecer más concesiones.

"Los ministros siguen comprometidos a concluir la ronda tomando como base esas modalidades de borrador", indicaron en el comunicado.

Estados Unidos dijo el mes pasado que las economías emergentes más importantes, como Brasil, necesitan tener el coraje político para abrir sus mercados.

Pero Brasil ha objetado las demandas estadounidenses a un mayor acceso del mercado a servicios y bienes no agrícolas y dice que Washington ahora está pidiendo a China, India y Brasil que hagan recortes arancelarios mayores y obligatorios a los bienes industriales.

Cooperación

El ministerio de Comercio de China dijo que el encuentro llamó además a una mejora de la coordinación global de la política económica para apuntalar la recuperación mundial y lograr un crecimiento equilibrado.

La influencia económica del grupo Brics está creciendo y actuando como un contrapeso a las otras potencias tradicionales dentro del G-20, el grupo de las 20 mayores economías desarrolladas y emergentes.

Sumados, los cinco países del Brics representaron poco menos del 10% de la economía mundial en el 2010, aunque el PIB de China es mayor que la suma de los otros cuatro miembros.

Como parte de un intento por impulsar el comercio y la inversión, los líderes firmarán el jueves un acuerdo para extender líneas de crédito recíprocas denominadas en las monedas de los Brics, según la prensa india.

"Para lograr crecimiento y desarrollo, los países Brics necesitan impulsar el comercio entre ellos", dijo Lin Yueqin, investigador de la Academia China de Ciencias Sociales en Pekín.

Lin señaló, por ejemplo, que el comercio entre China y Rusia es menor a los US$60.000 millones al año, una fracción del intercambio por US$200.000 millones que tiene China con Corea del Sur.