Lima. Las principales monedas de América Latina operarían con leves variaciones en una semana corta debido a un feriado religioso y de escasos datos económicos en Estados Unidos.

Este jueves y viernes, casi todos los mercados de la región permanecerán cerrados por la celebración de Semana Santa, salvo Chile que sólo lo hará el viernes.

"El dólar debería operar plano respecto a las demás monedas, en una semana corta por la Semana Santa con limitada información de Estados Unidos. Las monedas de América Latina están bien posicionadas como para consolidar sus ganancias", dijo Pedro Tuesta de 4 CAST.

El billete verde, que cerró la semana anterior con pérdidas de un 2,1% a nivel global, sigue vulnerable a los riesgos provenientes de las negociaciones sobre el techo de la deuda del gobierno estadounidense en las próximas semanas.

El real de Brasil, la mayor economía de la región, operaría por debajo de las 1,58 unidades por dólar a la espera de la decisión del Comité de Política Monetaria del Banco Central de Brasil (COPOM).

"El mercado está dividido respecto a los resultados", agregó Tuesta.

La moneda brasileña se fortaleció un 0,13% el viernes a 1,578 unidades por dólar, apoyado por un buen comportamiento de los mercados externos.

Por su parte, el peso mexicano , que cerró la semana pasada en un nuevo máximo de dos años y medio a 11.6660 por dólar, podría avanzar ligeramente.

Para esta semana se espera un mercado cambiario mexicano "flojo" y "hay posibilidades de un peso un poquito más fuerte pero ya no mucho más", dijo un operador de cambios.

"Creo que sin mucha duda la tendencia del peso es clara, techos más bajos, pisos más bajos", agregó.

La moneda mexicana podría operar en torno las 11,64 y 11,72 pesos por dólar en una semana en la que el mercado espera la publicación del índice manufacturero de la Reserva Federal de Filadelfia y cifras relacionadas con el mercado de vivienda en Estados Unidos, principal socio comercial de México.

En Chile, el peso seguiría con su senda alcista guiándose en el comportamiento de los mercados externos y del precio del cobre, que es su principal producto de exportación.

La moneda chilena cerró la semana pasada con un avance del 0,42% a 470,70/471,00 pesos por dólar.

"Estaremos con un rango amplio entre los CH$468 y CH$475 pesos por dólar, en la medida en que veamos comportamientos positivos de los mercados externos, localmente se seguirán buscando nuevas rupturas en el tipo de cambio (hacia los CH$468)", dijo Rodrigo Sarria, operador de Celfin Capital.

La apreciación del peso se da pese a que el Banco Central aplica un programa de intervención cambiaria para detener el alza de la moneda.


Bancos Centrales a la expectativa

Diferente panorama le espera al peso argentino, cuyo comportamiento se mantendría estable bajo la atenta mirada del Banco Central.

Fuentes del mercado coinciden en que la política monetaria de la autoridad monetaria, con compras o ventas de dólares de sus reservas para mantener la cotización en niveles considerados competitivos para la economía, aleja las especulaciones de una fuerte caída del peso en el mediano plazo.

"La política de flotación administrada del tipo de cambio continúa intacta, manteniendo la autoridad monetaria un firme dominio (y) de ella sigue dependiendo el rumbo de la divisa norteamericana", dijo una fuente del sistema financiero.

La autoridad monetaria de Perú también se encuentra activa en el mercado cambiario, luego de que el sol experimentara la semana pasada altos niveles de volatilidad ante la incertidumbre del mercado de cara a la segunda vuelta de la elección presidencial del 5 de junio.

La moneda peruana está volátil debido a la incertidumbre que generan los finalistas para la elección presidencial, el nacionalista Ollanta Humala y la legisladora conservadora Keiko Fujimori.

El instituto emisor intervino la semana pasada en el mercado cambiario para evitar que el sol se desplomara más allá de las 2,830 unidades por dólar.

"Se espera que el dólar suba, pero moderadamente, porque el Banco Central ya se ha mostrado decidido a intervenir para evitar fluctuaciones importantes y eso va a frenar el apetito de demanda de inversores extranjeros y nacionales", dijo José Rázuri, analista de la consultora Maximixe.

"Aún así, la tendencia es de una ligera alza para el dólar respecto al sol, debido a este sentimiento de incertidumbre por el tema electoral en el corto plazo", agregó.