Buenos Aires. Las monedas de América Latina operarían volátiles en la semana por las renovadas preocupaciones sobre la recuperación económica global, tras datos negativos de la economía de Estados Unidos.

Operadores dijeron que a los temores surgidos en la mayor economía global se han sumado flojos resultados corporativos, preocupaciones sobre los déficits fiscales en Europa y dudas sobre la política cambiaria china.

"El reciente impulso por activos riesgosos ha perdido fragor, porque han regresado los temores sobre el crecimiento global", dijeron en una nota analistas de RBC Capital Market.

Los más recientes datos en Estados Unidos mostraron que los precios al consumidor cayeron en junio por tercer mes consecutivo, mientras que la confianza del consumidor se desplomó en julio a un mínimo de 11 meses.

Adicionalmente, las estadounidenses Citigroup, GE y Bank of America anunciaron ganancias trimestrales mejores a las esperadas, pero sus ingresos cayeron respecto del año anterior. Los dos bancos también anunciaron menores beneficios en banca de inversión.

Esta semana seguirán en el foco los resultados empresariales estadounidenses.

"El temor por el ritmo de la recuperación estadounidense sigue ensombreciendo el potencial para los activos riesgosos", dijo Jane Foley, de Forex.com.

En Argentina, el peso seguirá negociándose estable, con la habitual intervención del Banco Central, en medio de una situación de reservas internacionales en máximos históricos.

El peso en el mercado interbancario subió el viernes 0,06% a 3,9325/3,935 unidades, mientras que en el mercado informal, donde no interviene el Banco Central, cayó 0,12% a 4,0025/4,0075 unidades.

El Banco Central argentino alcanzó un nivel récord de reservas internacionales de US$50.710 millones el viernes.

En Brasil, el real se depreció frente al dólar al seguir la fuerte caída de las bolsas mundiales y se mantendría volátil durante la semana.

"Todo el mundo vende, vende, vende, y el Banco Central compra. Si alguien, un día quiere de vuelta, el dólar no existe, está todo con el BC", dijo el economista jefe de una correduría en Sao Paulo que no quiso ser identificado.

El real cerró el viernes con una caída en torno a 0,45% a 1,78 reales por dólar y acumuló en la semana una pérdida cercana a 1%, aunque en el mes todavía registra un apreciación de 1,3%.

En Perú, el analista Roberto Flores de la correduría Inteligo SAB dijo que para la semana el tipo de cambio fluctuaría en un rango acotado alrededor de 2,823 soles por dólar, al tiempo que el Banco Central continuará participando activamente en el mercado.

La moneda peruana acumula una ganancia de 2,15% en lo que va del año y las compras del ente emisor suman US$4.433 millones. El sol cerró el viernes en 2,823/2,825 unidades por dólar, frente a las 2,822/2,823 unidades del jueves.

Buscando alternativas. El director de operaciones de la casa de bolsa Intercam, en la ciudad de México, Juan Carlos López, explicó que el tipo de cambio podría oscilar entre 12,80 y 13 pesos.

"Sí, hay riesgo como país o como economía, pero de alguna u otra forma eso lo soporta el premio que te van a dar con un tipo de cambio que llega a 13 ó 13,10 (...) Lo vimos en 12,80 y 12,70, estamos hablando de un 'gap' de prácticamente 40 centavos, el rendimiento es súper atractivo", afirmó.

Analistas dijeron que las monedas de la región se podrían beneficiar del apetito de los inversores que buscan alternativas con mayor rendimiento, en medio de un alza de tasas en América Latina, en contraste con las expectativas de bajos tipos de interés en Estados Unidos por el débil crecimiento.

El gerente de investigaciones económicas de Bancolombia, Daniel Niño, sostuvo que se está viviendo una pequeña fase de debilidad del dólar.

"En esa fase lo que sigue percibiéndose son dos situaciones, una de subida de tasas de interés en nuestra región y eso sigue apoyando el hecho de que el desempeño económico (de la región) es muy bueno. Entonces nosotros vemos las monedas en general moviéndose a revaluarse", dijo.


En el caso del peso colombiano, los analistas lo ven subiendo en busca del nivel de 1.850 unidades por dólar, que sería máximos desde mediados del año pasado.