Moody's Latin America revisó a negativa desde estable la perspectiva de calificación de varias compañías de infraestructura en Argentina y ha afirmado sus calificaciones actuales.

De acuerdo a un comunicado de prensa divulgado por la calificadora, el cambio de perspectiva de estas compañías deriva del cambio de perspectiva a negativa desde estable de la calificación de B3 del gobierno de Argentina el pasado 17 de septiembre de 2012.

Asimismo, y dada la perspectiva negativa, Moody’s  bajó la calificación en escala nacional de la Transportadora de Gas del Sur S.A. (“TGS”) hasta A1.ar desde Aa3.ar, reflejando su posicionamiento en relación a otros emisores regulados en el mercado local.

Los emisores y calificaciones afectadas son las siguientes:

1 . Empresa Distribuidora de Energía Norte S.A. (“EDEN”): B2 Calificación Corporativa Global Moneda Local y Deuda Senior No Garantizada y A1.ar Calificación en Escala Nacional.

2. Empresa Distribuidora de Electricidad de Salta S.A. (“EDESA”): B2 Calificación Corporativa Global de Deuda Senior No Garantizada y A2.ar Calificación en Escala Nacional.

3. Hidroeléctrica El Chocón S.A. (“HECSA”): B2 Calificación Corporativa Global Moneda Local y A2.ar Calificación en Escala Nacional.

4. Transportadora de Gas del Sur S.A. (“TGS”): B2 Calificación Corporativa Global Moneda Local y Deuda Senior No Garantizada y A1.ar Calificación en Escala Nacional.

5. Aeropuertos Argentina 2000 S.A. (“AA2000”): B2 Calificación Corporativa Global Moneda Local y Deuda Senior No Garantizada y Aa31.ar Calificación en Escala Nacional.

Razones de las calificaciones. Esta revisión  fue impulsada por la perspectiva negativa de la calificación de B3 de los bonos del gobierno de Argentina.

La perspectiva negativa para el gobierno refleja la preocupación en torno a políticas desordenadas, la falta de transparencia y la calidad y verosimilitud de sus datos oficiales, así como también la voluntad de pago del gobierno.

La perspectiva negativa para las compañías afectadas refleja la opinión de Moody’s con respecto a que la solvencia de estas firmas no puede ser desvinculada por completo de la calidad crediticia del gobierno de Argentina y, por lo tanto, sus calificaciones necesitan reflejar más estrechamente el riesgo que comparten con el soberano.

La calificadora considera que un soberano más débil tiene el potencial de crear una "presión" en las calificaciones de compañías que operan dentro de sus fronteras y por consiguiente es apropiado limitar el grado en el que estos emisores tienen calificaciones más altas que las del soberano, en línea con la Guía de Implementación de Calificaciones titulada: "Cómo afecta la calidad crediticia soberana en otras calificaciones", publicada el 13 de febrero de 2012, y disponible en www.moodys.com.

Moody's advierte que cualquier baja de calificación al nivel del soberano podría posiblemente resultar en acciones de calificación negativas para estas compañías para mantener la actual brecha en el ajuste de escalones de los emisores, ante la ausencia de algún cambio significativo en su calidad crediticia subyacente.