El Economista.com.mx La deuda de los estados y municipios no es una preocupación para el país, pues representa un nivel bajo y se han estabilizado los riesgos en el sector, sostuvo la calificadora internacional Moody’s Investors Service.

Al presentar la actualización de la metodología de Moody’s de créditos respaldados a estados y municipios, analistas de la firma precisaron que 2015 será un año clave en la materia.

Lo anterior, toda vez que los gobiernos locales podrían elevar su deuda o gasto para contar con recursos en las elecciones intermedias y eso podría deteriorar su situación financiera.

El responsable del Grupo Subsoberano para América Latina y Canadá de Moody’s, Alejandro Olivo, expuso que el saldo de la deuda de estados y municipios registró un acelerado crecimiento en la última década, al pasar de 125.000 millones de pesos (US$9.657M) en 2003 a 482.000 millones de pesos (US$37.239M) en 2013.

Sin embargo, de 2012 a 2013 aumentó sólo 11,1%; se trata del menor crecimiento registrado desde 2008, lo que sugiere que hay una pausa en esta tendencia y que se han estabilizado los riesgos observados por este sector en los últimos años.

Consideró que el saldo de la deuda de estados y municipios, que al cierre de 2013 representó 3% del Producto Interno Bruto (PIB), nivel muy bajo en comparación con otros países, donde el endeudamiento alcanza hasta 30%.

“En términos agregados se ve todavía un nivel bajo ese 3% del PIB; no se ve preocupante ni en términos de las participaciones federales en los ingresos totales del sector ni en términos del país, no hay esa preocupación ni de lejos; el endeudamiento de una empresa paraestatal por ahí es superior a eso”, añadió.

Comentó que aunque algunos gobiernos estatales o municipales tuvieron una acelerado crecimiento de su deuda, ahora no hay una preocupación inminente para el sistema en su conjunto, pues se ha moderado el ritmo de avance del endeudamiento y se han estabilizado los riesgos estructurales que presentan los gobiernos locales en México.

Por su parte, la analista senior del Grupo Subsoberano para América Latina y Canadá de Moody’s, María del Carmen Martínez Richa, opinó que 2015 será un año clave los gobiernos estatales y municipales en materia de deuda y calificaciones crediticias.

Ello, porque aún está pendiente de aprobación la legislación para ponerle límites al endeudamiento de los gobiernos locales, algunos de los cuales además podrían elevar su gasto público para hacer frente al año electoral, y ello podría deteriorar su situación financiera y tener algún efecto en su calificación crediticia.

Aclaró que por ahora no hay riesgo inminente de incumplimiento entre los gobiernos locales calificados por Moody’s, pero cualquier acción de calificación futura dependerá de la forma en que estados y municipios manejen su situación financiera durante los procesos electorales de 2015.

Los especialistas de Moody’s explicaron que la propuesta de metodología para calificar los créditos respaldados de los gobiernos locales será sometida a consideración del consejo de la agencia calificadora y posteriormente a las autoridades regulatorias de México.