De acuerdo al informe de Moody’s Investor Service, se estableció que la reciente tendencia de diversificación de las compañías latinoamericanas se mantendrá, impulsada por el crecimiento económico de la región, la apreciación de la moneda y la saturación de la cuota de mercado local.

“Las compañías de América Latina buscan mitigar el riesgo a través de la diversificación geográfica”, señala Verónica Améndola, Moody’s Vice President. “La expansión más allá de las fronteras ayuda a las compañías a contrarrestar, entre otros, los riesgos económicos, regulatorios y políticos”, señala el estudio.

La trayectoria de crecimiento de América Latina recibe la ayuda de políticas económicas orientadas al mercado, de la demanda global de recursos naturales y del crecimiento de China como un importante socio comercial. Estos factores han contribuido al desarrollo de una clase media en América Latina, junto con el consumo de bienes y servicios.

El informe señala que, a medida que los mercados domésticos alcanzan un nivel de saturación, las compañías buscan en el extranjero nuevas oportunidades que les permitan aumentar sus ingresos; los mercados vecinos con un idioma, una demografía y una cultura similar les permiten a las compañías apalancar las marcas conocidas, así como también las habilidades de marketing y las técnicas de distribución.

Entre las compañías mencionadas en el informe se encuentra la empresa mexicana de telecomunicaciones América Móvil, que obtuvo un considerable aumento de sus ingresos consolidados, principalmente debido a su expansión en nuevos mercados, entre los cuales se encuentran Estados Unidos y América del Sur.

Sin embargo, la expansión a nivel internacional presenta sus propios desafíos, entre los que se incluyen los ambientes regulatorios únicos en cada país de Latinoamérica, tales como el recurrente congelamiento de las tarifasreguladas en Argentina, en comparación con el proceso regulatorio transparente de Chile, cuyas entidades regulatorias frecuentemente debaten las decisiones con los participantes del mercado con muchos meses de antelación.

Moody’s generalmente establece que las expansiones cross-border son positivas en materia crediticia en la medida en que resultan en un mayor tamaño y escala, así como también en una reducción de los riesgos específicos del país. Sin embargo, sin la presencia de riesgos materiales, la expansión no incluiría la falta de conocimiento de mercado, la presión de margen y varios asuntos de ejecución.