De acuerdo con el análisis elaborado por Moody’s Investors Service, la calificación soberana de México Baa1 es robusta y continúa estando asociada a una perspectiva estable.

La perspectiva negativa asignada a la calificación Aaa de Estados Unidos no tiene implicaciones directas para la calificación de México, señala la calificadora.

La agencia explica en su reporte que desde la óptica de la calificación de crédito, los vínculos macroeconómicos entre ese país y EE.UU. son mucho más importantes que el hecho de que la calificación de Estados Unidos tenga actualmente una perspectiva negativa.

Aunque Moody’s comparte la preocupación que existe en torno a las perspectivas de crecimiento de corto plazo, el reporte destaca que la calificación de Mexico es suficientemente robusta al capturar la capacidad financiera del gobierno para enfrentar choques negativos.

Según el estudio, México es uno de los países mejor posicionados dentro de la categoría Baa para enfrentar un ambiente macroeconómico global que muy probablemente habrá estar caracterizado por condiciones más adversas. Lo anterior refleja una fortaleza crediticia que, en términos comparativos, puede ser comparable a la observada en países con calificaciones más elevadas.