Lima. La agencia calificadora de riesgo crediticio Moody´s Investors Service ve una elevada posibilidad de subir la calificación crediticia de Perú cuando en las próximas semanas realice una actualización de la misma, afirmó su vicepresidente de Riesgo Soberano, Aaron Freedman.

“La tendencia del país a marzo del 2011 indicaba una mejora sostenida, no obstante tener algunas preocupaciones en lo político. Después de casi un año del ingreso del actual gobierno, se han dado muestras de continuidad de la política económica de los últimos años”, afirmó.

En diciembre del 2009, Moody otorgó a Perú el grado de inversión, es decir, el primer escalón “Baa3” del rating de riesgo soberano, con perspectiva “estable”.

Mientras que en marzo de 2011, en pleno proceso electoral, consideró subir la perspectiva a “positiva”, lo que puso al país muy cerca del nivel “Baa2”.

Enfatizó que cumplido en junio el plazo mínimo de 12 meses luego del último cambio de perspectiva, Moody´s se pronunciará sobre una posible mejora en la calificación o cambiar la perspectiva a “estable”.

Una mejora de la calificación crediticia de Perú significaría acceder al segundo escalón “Baa2” del grado de inversión, según la categorización de Moody’s.

“Normalmente una perspectiva tiene una duración de entre 12 y 18 meses, eso quiere decir que en las próximas semanas tomaremos una decisión. La perspectiva positiva significa que hay una posibilidad de al menos 30% que vamos a cambiar de calificación”, indicó.

En el caso de Perú, hay una elevada posibilidad de que se va a subir la calificación, declaró Freedman a la revista Contact de la Cámara de Comercio Americana del Perú (AmCham Perú).

Añadió que para Moody´s no es una preocupación relevante el impacto que pueda tener la crisis de Europa en la economía peruana dado que los dos canales de transmisión existentes para un eventual contagio no tendrán un impacto nocivo en la dinámica del Producto Bruto Interno (PBI).

“Si observamos el canal de la economía real vemos que casi el 20% de las exportaciones peruanas se dirigen a Europa, sin embargo, una gran porción de ellas son commodities por lo que dependen de los precios internacionales que, a su vez, están en función del desempeño económico de China”, detalló.

Por otro lado, aseguró que el canal financiero tampoco impactará bruscamente al sistema doméstico, no obstante que varios de los bancos locales son filiales de bancos europeos.

“Los bancos peruanos no están expuestos a préstamos con alto riesgo, si vemos la posición del país encontramos que no dependen de altos montos crediticios. Asimismo, los flujos de inversión extranjera directa al país son confiables”, describió.

Por su parte, Amcham Perú afirma que la correcta gestión de las políticas macroeconómicas, la posición del país frente a la apertura ante los mercados de sus principales socios comerciales y la manera cómo está enfrentando cualquier riesgo de impacto de la crisis europea, colocan a Perú como candidato para una mejora de su actual calificación de riesgo crediticio.

Además, consideró que sería un respaldo significativo a esta posible mejora si se logran resultados favorables en la resolución de los conflictos sociales en el país.

En suma, existen evidencias, tanto de orden de gestión de políticas públicas como de manejo macroeconómico, que sustentan una posible mejora en la calificación crediticia de Perú, indicó.

Amcham precisó que este rasgo implica el reconocimiento de que el país posee una buena capacidad financiera y condiciones para la llegada de inversiones, y la condición necesaria es el cumplimiento del estado de derecho en el país.