Argentina aún enfrenta desafíos de largo plazo tras su exitoso retorno a los mercados de bonos y debe reducir los desequilibrios macroeconómicos para apoyar mejoras al panorama crediticio del Gobierno, las empresas y los bancos, dijo este miércoles la calificadora Moody's.

La agencia indicó además que la recesión que vive el país sudamericano demorará las mejoras en los fundamentos de crédito en ciertos sectores.

"Esperamos que el nuevo enfoque de política del Gobierno empiece a mostrar resultados positivo a comienzos del año próximo", señaló Gabriel Torres, vicepresidente y analista senior de Moody's.

Moody's pronostica que el Producto Interno Bruto (PIB) de Argentina tendrá una contracción de un 1,5% en 2016, lo que produciría un mayor desempleo, con una inflación que se mantendría sobre el 30%.