La agencia Moody's redujo este jueves la calificación de la deuda de El Salvador en un escalón, a "Ba2" desde "Ba1", citando un continuo deterioro de la posición financiera del país y una reducción de su flexibilidad fiscal.

El panorama de la calificación del país fue cambiado a estable desde negativo.

"Las métricas de sustentabilidad de la deuda del gobierno -en particular el ratio deuda-ingresos- ya no son consistentes con una calificación 'Ba1' a la luz de las limitadas perspectivas de crecimiento del país", dijo Moody's en un comunicado.

El anuncio de Moody's se da un día después de la visita del presidente de Esatados Unidos, Barack Obama, a El Salvador y donde concluyó su primera gira por América Latina.

En Chile, previo a la llegada a El Salvador, Obama había elogiado los avances del gobierno salvadoreño: “Estados Unidos continuará asociándose con países que buscan el crecimiento económico más generalizado que les da a los pobladores y las naciones una vía para salir de la pobreza”, externó.

Durante el encuentro presidencial, el mandatario salvadoreño Mauricio Funes aprovechó para retomar la discusión interna por un nuevo pacto fiscal con los sectores económicos del país a fin de impulsar la alicaída economía, que este año proyecta un crecimiento de su PIB en un 2% a finales de 2011 luego de obtener un escaso 0.5% de crecimiento en 2010.

En enero de este año, Standard & Poor's (S&P) rebajó la calificación crediticia de El Salvador en un escalón, debido a que, según dijo, la incertidumbre política que vive el país está perjudicando a la economía. La agencia recortó la nota de El Salvador a "BB-" desde "BB", con un panorama "estable".