Las condiciones económicas que atraviesa Brasil afectarán la calidad del crédito del país sudamericano, tanto en el sector público como en el privado, alertó la agencia internacional de calificación de riesgo Moody's.

La firma especializada indicó en su informe, que entre los principales factores que empeoran la captación de recursos en Brasil están el deterioro de la situación fiscal y la investigación por corrupción en la petrolera estatal Petrobras.

Moody's detalló que los problemas políticos ocasionados por el escándalo de corrupción en Petróleo Brasileño Sociedad Anónima (Petrobras), la empresa más importante de la nación, han conducido a la caída del empleo, los salarios y el consumo.

Indicó que esta situación le llevó a proyectar una contracción en la actividad económica brasileña de 3% en 2015 y de 1% en 2016.

La calificadora señaló que el perfil crediticio del gobierno y de empresas de la mayoría de sectores sufrirá presiones de "debilitamiento" en la demanda, aumento de costos y falta de pago de préstamos, así como una menor inversión.

El informe consideró que la caída en el precio de las materias primas también perjudicará el funcionamiento de importantes empresas a nivel nacional como la minera Vale y Petrobras.

"La recesión brasileña y la baja confianza de los consumidores reducirá la demanda de los sectores de telecomunicaciones, construcción y líneas aéreas", indicó Moody's en su reporte.

Las constructoras, afectadas por su presunto involucramiento en los casos de corrupción, enfrentarán mayores costos de financiamiento, incluso aquellas que no están asociadas al escándalo de Petrobras.

El riesgo aumenta incluso para los bancos, afectados por el incremento del desempleo y la reducción de los ingresos, lo que eleva la falta de pago.

"No vemos cómo puede mejorar la posición fiscal de Brasil a corto plazo, debido a la falta de consenso político que ha impedido que la actual administración entregue superávits para contener el nivel de deuda del gobierno", dijo el vicepresidente de Moody's, Mauro Leos.

Pronosticó que el país no podrá crecer a tasas del 2% hasta 2017 o 2018 y registrará superávits primarios menores a 2% del Producto Interno Bruto (PIB), lo que es necesario "para estabilizar la relación deuda-PIB".