Río de Janeiro. La agencia internacional de riesgo Moody's aseguró hoy que la meta fiscal para 2017 presentada por el Gobierno brasileño "refuerza la visión de que el ajuste fiscal en Brasil avanzará a un ritmo muy lento durante esta administración".

En un comunicado, Moody's valoró negativamente el anuncio hecho ayer por el Ejecutivo, en el que contempla un déficit fiscal de hasta 139.000 millones de reales (41.000 millones de dólares).

"Aunque la meta anunciada presenta una mejora en relación a la de 2016, fue mayor de la que teníamos previsto", asegura el texto.

"Los números fiscales presentados por las autoridades todavía están lejos de lo necesario para detener la tendencia creciente de los indicadores de la deuda de Brasil. Estimamos que un superávit primario de cerca del 2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) es necesario para estabilizar la proporción de la deuda del Gobierno", considera Moody's.

La agencia ya rebajó en febrero la nota de Brasil y le quitó el grado de inversión, pasando a Ba2, que es categoría de especulación, con perspectiva negativa, indicando que puede sufrir una nueva rebaja.

Ello debido a la mala situación económica del país, actualmente en recesión y a las maltrechas cuentas públicas, que para este año deben presentar un déficit de 170.500 millones de reales (51.650 millones de dólares), el más alto de la historia del país.