Nueva York. Moody's Investors Service dijo el miércoles que suspenderá su decisión sobre si recorta o no la calificación crediticia de Estados Unidos hasta que se complete el proceso de presupuesto del 2013.

La reelección del presidente Barack Obama eliminó la incertidumbre sobré quién liderará al país, pero al mantenerse el status quo de un Congreso aún dividido significa que continúa la probabilidad de una dura lucha para aprobar un presupuesto.

Moody's actualmente califica la deuda de Estados Unidos en su mayor nivel de "Aaa", pero con un panorama negativo.