Nueva York. América Latina continua pisando fuerte en el plano económico, aspecto que ha posicionado a la región como referente a nivel mundial. La tendencia positiva observada en las calificaciones soberanas  muestra que esta parte del planeta ha venido acortando la brecha con respecto a países más avanzados durante la última década, señala Moody’s Investors Service en su último reporte.

"La brecha de calificaciones entre América Latina y el resto del mundo se ha reducido ante un mejor desempeño relativo que refleja una menor vulnerabilidad a choques externos, una sólida recuperación económica después de la crisis, un adecuado manejo de la deuda gubernamental, y sistemas financieros más robustos", señaló el analista de Moody’s Sergio Valderrama, autor del reporte.

 En circunstancias en que los países de América Latina han mejorado su posición, economías más avanzadas, como las europeas, continuan enfrentando dificultades financieras y fiscales, indicó Valderrama.

La tendencia a la alza en calificaciones que hemos visto en años recientes se aceleró en los primeros tres trimestres de este año.  Aumentaron las calificaciones de siete países en este año, el mayor número registrado en cualquier región del mundo. 

Otros tres países se encuentran en revisión para una posible alza, lo cual señala que pudieran registrarse mejoras adicionales en lo que resta del año, señaló el analista.

 A pesar de la mejoría registrada, la mediana de calificaciones soberanas de América Latina es de Ba2, lo que ubica a la región, en tres escalones por abajo de la mediana global de calificaciones soberanas de Moody’s.

Adicionalmente, la región de América Latina reporta tanto la proporción más elevada de países calificados en las categorías inferiores (B-Caa), como el mayor número de incumplimientos de pago desde diciembre de 2000.