Observa.com.uy La agencia Moody's ratificó la calificación crediticia de a la deuda del gobierno en Baa2 – según escalón del grado inversor– revisando de negativa a estable su perspectiva. Según la calificadora, los principales factores detrás de su decisión son el fuerte compromiso del gobierno en la reducción del déficit fiscal y un mejor desempeño macroeconómico.

En junio del año pasado, Moody's había reducido de estable a negativa la perspectiva para la deuda uruguaya. "A pesar de una mejoría en el ambiente macroeconómico desde el segundo semestre de 2016, las autoridades han mantenido un enfoque conservador para la política fiscal de 2018", destacó el comunicado de la agencia.

Moody's ratificó la nota de Baa2 producto de un balance en las fortalezas crediticias y las debilidades, donde destaca las necesidades moderadas de financiación del gobierno y un perfil favorable en los vencimientos de deuda, además de contar con amortiguadores financieros externos. Moody's es optimista respecto a las medidas que tomó el gobierno en 2016 para corregir el desvío de las cuentas públicas.

La agencia espera que el déficit fiscal cierre en 3,2% del PIB al final de 2017. La línea de base de la agencia supone que el gobierno será capaz de reducir el rojo de las cuentas públicas cerca del 2,5% del PIB para fines de 2019 como se lo propuso en su Presupuesto quinquenal. Moody's espera que el ratio deuda PIB se estabilizará en alrededor de 46% en 2017-2019.

La agencia proyectó un crecimiento del 3,3% para la economía este año, frente al 1,9% que tenía en su pronóstico anterior, mientras que para 2018-2019 se mantendrá el eje del 3%, indicó.

Por otro lado, destaca que la moderación de la inflación permitirá al gobierno financiarse cada vez más con moneda local.