México se compara favorablemente frente a las grandes economías de América Latina como Argentina, Brasil y Venezuela, por tener una perspectiva estable en la evaluación de riesgo país de Moody’s, la cual es mejor que la de los tres gigantes de la región quienes tienen perspectiva negativa, lo que indica que es más probable para ellos una degradación en su calificación.

En su reporte sobre México, Mauro Leos, responsable de la calificación de riesgo soberano de México por Moody’s, precisa que en febrero de este año la firma elevó la calificación al país a A3 con perspectiva estable, debido a que consideran que los cambios fundamentales en el marco legal y regulatorio, de las “agresivas reformas estructurales”, impulsarán la inversión en el país y elevarán el crecimiento a un rango de 3,5% o 4,5% sobre una base sostenible, desde su crecimiento potencial de 2,4% a 3,3% estimado por el Fondo Monetario Internacional.

“Si bien nuestras proyecciones están por debajo del propio pronóstico demasiado optimista del gobierno de un crecimiento de 5.0 por ciento para el año 2016, de materializarse nuestras previsiones, continúan siendo de crédito positivas”, subrayó.

En contraste, la calificadora mantiene una calificación para Brasil de Baa2, con perspectiva negativa y para Venezuela de Caa1, con perspectiva negativa, debido a que ambos están entre los más expuestos del continente a los choques de demanda por China. En el caso de Argentina, la califica con Caa1 negativo.

Pero no todo es miel sobre hojuelas para el caso de México, ya que Moody’s destaca que para el caso del país la baja captación de impuestos respecto del PIB y la alta dependencia de los ingresos petroleros, constituyen un reto que resolver.

Leos expone que una detallada comparación entre México con países de similar calificación como Malasia (A3+), y Polonia (A2), el perfil institucional dibuja un panorama parecido.

Pero hay diferencias dignas de destacar, respecto de Polonia que está mejor calificado, respecto del cual México tiene más bajos indicadores.

Respecto de Malasia, México tiene mejores cuentas externas, pero el país del sudeste asiático tiene una mejor fortaleza institucional, cumplimiento de la ley y control de la corrupción.