Nueva York. La agencia Moody's anunció que no tiene previsto aplicar cambios en el perfil crediticio del gobierno de Estados Unidos en caso de que se confirme el aumento gradual de los tipos de interés el año próximo.

"Nuestra perspectiva y calificaciones ya incorporan un posible incremento en las tasas de interés, así que a estas alturas no estamos haciendo cambios en ninguno de los dos", dijo en un comunicado el vicepresidente senior de Moody's, Steven Hess.

La conclusión deriva del anuncio hecho por la Reserva Federal (Fed) el pasado 29 de octubre de que interrumpiría la compra de bonos del Tesoro que se viene aplicando desde 2008, en tres rondas distintas, con el fin de estimular la economía local.

La Fed también dijo que mantendría "por un tiempo considerable" los actuales niveles en las tasas de interés de referencia, entre el 0 y el 0,25%, aunque los analistas prevén que para el año próximo habrá un aumento.

"Creemos que la Fed comenzará a incrementar las tasas de los fondos federales hacia mediados de 2015. Cuándo y cuánto está todavía en el aire, pero el aumento será gradual", dijo Hess en el comunicado de la agencia calificadora.

Según el responsable de Moody's, la decisión de la Fed dependerá de la situación económica y de los mercados financieros, y estima que "cualquier aumento podría ser menor de lo proyectado actualmente si la inflación sigue siendo moderada y el crecimiento económico es inferior a lo que espera la Fed".

La agencia recuerda que las proyecciones fiscales del presupuesto del Congreso asumen un incremento gradual de las tasas de interés, con el bono del Tesoro a diez años, el título de referencia, subiendo hasta el 3,8% en 2015 y por debajo del 5% en 2019.