La calificadora Moody’s estima que el Proyecto de Presupuesto de 2018 en México tiene un efecto crediticio positivo para los Estados del país, ya que las participaciones –que reflejan un crecimiento de la economía nacional de entre 2% y 3% para 2018– se elevarán en 8,6%.

En un análisis, la firma precisó que el aumento de las participaciones considera también un precio del petróleo de US$46 por barril, el cual está ligeramente por arriba del presupuestado para 2017 de US$43 por barril y una producción de 1.98 millones de barriles por día comparada con la de 1.94 millones en 2017.

A pesar de la estimación moderada de crecimiento, el presupuesto también reconoce que, contrariamente a las expectativas pesimistas observadas al inicio del año como reflejo de la incertidumbre con respecto al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), los datos económicos muestran un desempeño por arriba del esperado.

Asimismo, de acuerdo con el proyecto de presupuesto 2018, las participaciones aumentarán en forma proporcional a la recaudación esperada por el gobierno federal.

“Aunque se prevé una disminución de las trasferencias por convenio (etiquetadas para infraestructura principalmente), al igual que sucedió en el anteproyecto de 2017, esperamos que las otras trasferencias no etiquetadas o participaciones crezcan en línea con el promedio histórico”, abundó.

De aprobarse el proyecto, el incremento esperado en las transferencias federales mitigará parcialmente las presiones financieras debido a que 2018 es un año electoral, consideró.