La agencia Moody's rebajó el miércoles el panorama crediticio de Uruguay a "negativo" desde "estable", ratificando la nota soberana del país sudamericano en "BAA2".

Moody's sostuvo que las medidas de consolidación fiscal anunciadas que buscan una reducción del déficit en un punto porcentual del Producto Interno Bruto afrontarán desafíos por la debilidad macroeconómica.

La agencia agregó en un comunicado que la mantención de la nota soberana refleja un balance de fortaleza crediticia y debilidades.

La primera razón para la decisión de Moody's de cambiar el panorama a negativo desde estable es el potencial desafío que enfrenta Uruguay para revertir el deterioro de las finanzas del gobierno debido a un ambiente macroeconómico cada vez más debilitado y una rígida estructura de gastos, dijo la agencia.

El déficit consolidado del Gobierno central alcanzó un 2,8% del PIB en el 2015 desde 2,3% en 2014. Moody's espera que el déficit consolidado del Gobierno central se incremente a 3,3% del PIB en el 2016.

El crecimiento del PIB real de Uruguay se desaceleró a 1% en el 2015 desde 3,2% en 2014. Moody's proyecta que el crecimiento económico se desacelerará a 0,5% en el 2016 antes de recuperarse a 1-2% en 2017.

En los próximos 12 a 18 meses, Moody's evaluará el progreso alcanzado con la consolidación fiscal frente a los riesgos relacionados a un crecimiento económico menor a lo esperado, un factor que podría disminuir la efectividad de las medidas de ajuste, para considerar la posibilidad de cambiar el panorama nuevamente a estable, dijo la agencia.