Lisboa. La agencia de calificación Moody's rebajó este martes la nota de Portugal en dos escalones, a "A1"  desde "AA2", citando un mayor endeudamiento y perspectivas de crecimiento débiles, y dijo que el país necesitaría aplicar más medidas de austeridad en su presupuesto 2011.

La decisión provocó un retroceso del euro, pero la amplia reacción del mercado fue relativamente tibia pues la rebaja sólo significó que Moody's se ponga al día con su rival Standard & Poor's, que todavía califica a Portugal dos grados más bajos, a "A-".

S&P rebajó dos escalones a Portugal en abril.

Moody's dijo en un comunicado tras una revisión que comenzó en mayo que espera que las "métricas de deuda (del gobierno) continúen deteriorándose durante al menos dos o tres años más, con las tasas de deuda sobre PIB y deuda sobre ingresos en 90% y 210%, respectivamente".

"Moody's también sigue preocupada sobre el potencial de crecimiento económico de mediano plazo", agregó la agencia.

Las perspectivas posiblemente sigan relativamente débiles a menos que reformas estructurales logren sus frutos de mediano a largo plazo, añadió la agencia explicando el recorte.

Anthony Thomas, vicepresidente del Grupo de Riesgo Soberano de Moody's, dijo a Reuters que Portugal sigue estando en el extremo alto de grado inversión y la perspectiva de Moody's estaba estable ahora, lo que significa que no hay revisión planeada por al menos 12 meses.

"Además, nosotros pensamos que los riesgos alcistas contrarrestan los riesgos bajistas, como un crecimiento incluso más débil y que las tasas de interés sigan altas", dijo Thomas, explicando que los riesgos alcistas implican "una consolidación incluso más agresiva".