La agencia de calificación crediticia Moody's recortó el jueves su estimación de crecimiento para las economía del G-20 en 2016, debido al impacto de una desaceleración en China mayor que lo previsto anteriormente.

La proyección de crecimiento del G-20 -que reúne a las mayores economías del mundo- fue rebajada a un 2,8%, respecto a la previsión anterior de un 3,1%. Según la agencia, los efectos negativos de los bajos precios de las materias primas en los países productores del G-20 serán más prolongados.

Moody's ahora prevé que Brasil y Rusia tendrán un crecimiento negativo en el 2016, extendiendo la recesión del 2015.

"La reciente caída de los precios de las materias primas y la mayor depreciación de las monedas exacerbaron un entorno económico doméstico ya desfavorable en ambos países", sostuvo Moody's en un informe.

La agencia también recortó su estimación de crecimiento de China el próximo año a un 6,3%, frente a un 6,5% previo, y advirtió que una desaceleración del gigante asiático hace improbable una recuperación significativa de los precios de las materias primas en el corto plazo.

Según Moody's, la economía de Estados Unidos sentirá por más tiempo los efectos negativos de un dólar más fuerte y los precios más bajos del petróleo. La agencia cortó su estimación de crecimiento de la mayor economía del mundo a un 2,6% en 2016, frente a la cifra previa de un 2,8%.