New York. Moody's Investors Service está reevaluando el soporte gubernamental en sus calificaciones de deuda de bancos, lo que pudiera ocasionar la baja de calificaciones de deuda subordinada de instituciones financieras en varios países.

La reevaluación surge por los actuales movimientos de reforma de las regulaciones bancarias para permitir que las autoridades tengan una mayor autoridad de resolución y flexibilidad para lidiar con un banco que pasa por dificultades financieras. Estas reformas demuestran la mayor disposición y capacidad de los gobiernos para compartir los costos de rescate de un banco con los tenedores de deuda.

En total, se reevaluarán los instrumentos de deuda subordinada de unas 177 instituciones bancarias en 46 países.

El análisis de soporte gubernamental, ha estado capturado por mucho tiempo en las calificaciones bancarias de Moody’s, inclusive en las de deuda subordinada. Sin embargo, a la luz de los extensos rescates bancarios, los reguladores han expresado su intención de llegar más a fondo en la estructura de capital para poder recuperar el costo generado a los contribuyentes en futuros rescates. Los mecanismos a utilizar podrían incluir bancos puente, poderes de rescate, capital contingente, o una combinación de varias herramientas regulatorias.

"Actualmente la gama de acreedores expuesta a pérdidas potenciales varía extensamente entre jurisdicciones. Sin embargo las políticas gubernamentales para compartir con los acreedores el costo de los rescates bancarios se ha expandido desde la imposición de pérdidas de capital hasta la emisión de acciones preferentes, otras formas de capital híbrido y ahora en muchos países, la emisión de deuda subordinada", indica Greg Bauer Global Banking Managing Director de Moody’s.

Moody's iniciará su reevaluación inmediatamente en los casos de sistemas bancarios cuyos reguladores han mostrado una clara intención de imponer pérdidas a los acreedores a través de regímenes de resolución viables, incluyendo varios países de la UE en donde actualmente tenemos calificaciones bancarias en revisión.

La reevaluación de las calificaciones de deuda subordinada considerará la disposición de los gobiernos para dar soporte, su capacidad para dar soporte, y la viabilidad de sus regímenes de resolución propuestos.

Conforme entren en vigor o sean anunciados los poderes de resolución y conforme se pueda analizar su impacto, Moody’s revisará las calificaciones que pudieran salir afectadas en dichos países. Moody’s espera concluir su reevaluación de soporte para las calificaciones de deuda subordinada de los sistemas bancarios en los próximos nueve meses.

Moody's también prevé posibles pérdidas a ser impuestas a los tenedores de deuda senior. Sin embargo, actualmente no hay un consenso entre jurisdicciones con respecto a la intención y viabilidad de imponer pérdidas a estos acreedores en instituciones que son importantes al nivel sistémico. Siendo así, Moody’s espera que su reevaluación se enfoque principalmente en deuda subordinada, aunque pudiera resultar un número limitado de casos en los que las calificaciones de deuda senior también sean reevaluadas.