El número de moratorias por cuentas de servicios básicos, créditos y cheques rebotados de los consumidores brasileños saltó en los primeros siete meses de 2015 a su mayor ritmo en tres años, en medio de un avance de los costos de endeudamiento y la inflación, dijo este lunes la firma de investigación de préstamos Serasa Experian.

El índice de cesación de pagos del consumidor de Serasa Experian subió un 16,8% con respecto al año anterior, la mayor escalada desde el incremento de 17,8% visto hace tres años.

En base intermensual, las moratorias corporativas subieron un 19,4% en julio respecto del año previo, indicó Serasa.

Las cesaciones de pago bancarias y cuentas impagas lideraron el incremento en el índice en el periodo de siete meses, sostuvo Serasa.

El valor promedio de deudas fuera del sector bancario que mantienen las familias brasileñas subió un 10% en el mismo periodo, después de un incremento de las cuentas de electricidad, agua y servicios de alcantarillado, además de los precios de los combustibles, dijo la compañía.

El Gobierno fija todos estos precios.