El índice de morosidad de la cartera (Imor) total en México se situó en 2,19% a febrero pasado, lo que representó una reducción de 0,41 puntos porcentuales en el último año, de acuerdo con cifras de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Los bancos reportaron a la autoridad que la morosidad en la cartera comercial fue de 1,40%, es decir, 0,50 puntos porcentuales por debajo de lo observado en el año previo, lo que se debió principalmente, a una reducción en el Imor de la cartera de empresas.

Por su parte, la cartera de consumo tuvo un incremento de 0,10 puntos porcentuales, con lo que se ubicó en 4,26%, en donde en tarjeta de crédito alcanzó 5%, de 5,41% en el caso de los créditos personales y de 3,19% en los de nómina, lo que representó un ligero incremento en prácticamente todos los rubros.

Asimismo, los datos de la CNBV indican que la morosidad de los créditos a la vivienda se situó en 2,64%, 0,69 puntos porcentuales menos que en febrero de 2016.

Cabe destacar que el crédito destinado a la vivienda media y residencial alcanzó un Imor de 2,67%, lo que significó una reducción de 0,83 puntos porcentuales.

Por su parte, el segmento de interés social registró un Imor de 8,61%, el cual se ubicó en 1,71 puntos por debajo de lo observado el año previo.

Los créditos adquiridos al Infonavit o el Fovissste y los créditos garantizados por la banca de desarrollo o fideicomisos públicos presentaron un Imor de 1,77% y 0,71%, lo que representó variaciones anuales de 0,39 puntos y 0,16 puntos porcentuales, respectivamente.

La CNBV precisó que con la finalidad de presentar indicadores complementarios relativos a la calidad de la cartera crediticia, se muestra la tasa de deterioro ajustada (TDA), misma que se ubicó para el total de la banca en 4,92% al cierre de febrero de 2017, es decir, 0,58 puntos porcentuales menos que la presentada en febrero de 2016.

La CNBV reportó que la cartera de crédito total, alcanzó un saldo de cuatro billones 341 mil millones de pesos (US$18.417 millones).