La prensa brasileña ha hecho hincapié en el último tiempo que aquellos que quieran ver el juego inaugural, el 12 de junio, deberán pagar US$1.095 por un vuelo de ida y vuelta de Sao Paulo a Río.

Un precio que casi iguala a un pasaje de Sao Paulo a Nueva York. Pero lo cierto es que no sólo los billetes de avión serán más costosos por el Mundial.

Los precios de los hoteles también tendrán fuertes alzas, y los visitantes tendrán que estar preparados para pagar US$200 o más por quedarse en un hotel dos estrellas en Río.

El costo de los restaurantes, bares, estacionamientos y todo tipo de servicios en las ciudades que serán sedes de los partidos, también aumentará.

“Lo que tal vez sorprenderá al visitante procedente de capitales europeas es que por algunos servicios pagarán lo mismo que en sus países, pero mucho más pobre”, afirma el economista Samy Dana, profesor de la Fundación Getulio Vargas.

Los visitantes experimentarán las consecuencias de un problema local que ha afectado dramáticamente a las familias brasileñas en los últimos años: el aumento del costo de la vida.

El analista explica que los elevados precios son por la especulación y el oportunismo. “La gente ve el evento como una oportunidad de incrementar sus ganancias en poco tiempo”.

“Por otro lado”, señala, “los visitantes experimentarán las consecuencias de un problema local que ha afectado dramáticamente a las familias brasileñas en los últimos años: el aumento del costo de la vida”.

Se trata de un aspecto que ha subido como la espuma en el último tiempo en Brasil, situando a Sao Paulo y a Río de Janeiro entre las ciudades más caras del mundo, y se espera que los precios se incrementen todavía más durante el torneo.

La inflación en Brasil se sitúa actualmente en 6%, pero los precios de algunos productos, tales como alquileres y educación privada han aumentado.

El único consuelo para los turistas y seguidores del fútbol es que "van a sufrir estos elevados precios solo por un mes. Mientras que los brasileños tendrán que esperar un buen tiempo hasta que estos problemas se resuelvan”, dice Dana.