Dublín. Irlanda ingresó este sábado a las horas finales de negociación para un rescate de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, pero los partidos que se espera formen el próximo gobierno dijeron que el acuerdo sería inaceptable si la tasa de interés es muy alta.

Los negociadores se reunieron en un hotel de lujo de 250 años de antigüedad en Dublín para finalizar el acuerdo irlandés, que será anunciado tras una teleconferencia de ministros de Finanzas de la UE a las 1500 GMT del domingo.

Miles de manifestantes marcharon por la capital irlandesa contra el acuerdo, que líderes de la UE esperan evite que la crisis se extienda a Portugal y España, amenazando el futuro del euro.

Los partidos opositores, que se prevé formen un nuevo gobierno en pocos meses, dijeron que cualquier acuerdo con una tasa muy alta sería inaceptable. El gobierno negó los reportes respecto a que el paquete le costaría a los contribuyentes hasta un 6,7% de intereses al año.

Irlanda se vio forzada a buscar la ayuda de la UE y el FMI para salir de una crisis financiera, arraigada en años de préstamos bancarios imprudentes que se convirtieron en un problema tras el colapso de un crecimiento expansivo del sector inmobiliario.

El líder del Partido Laborista irlandés, Eamon Gilmore, consideró "profundamente perturbadores" los reportes de la prensa local respecto a que la tasa pagarían los contribuyentes por un rescate de unos 85.000 millones de euros (US$113.000 millones) podría elevarse al 6,7%.

"Si es cierto, sería una grave capitulación del gobierno irlandés. Y sería una traición de los principios fundadores de la Unión Europea", dijo en una conferencia partidista.

El ministro de Comunicaciones del gobierno, Eamon Ryan, dijo que el acuerdo aún no estaba finalizado y que incluiría varios préstamos con diferentes vencimientos y tasas de interés, pero que la cifra del 6,7% era mucho mayor de lo que Irlanda terminaría pagando.

El principal partido opositor, Fine Gael, dijo que cualquier tasa sobre el 6% sería inaceptable.

Riesgo de contagio. Los partidos opositores Laborista y Fine Gael, que se prevé derroten al Fianna Fail de Cowen y tomen el poder en elecciones dentro de pocos meses, declararon que estarán atados por cualquier acuerdo que realice Cowen con el FMI, pero podrían intentar renegociar los detalles.

Funcionarios europeos esperan que la ayuda sirva para dejar atrás la crisis de deuda que comenzó en Grecia y ahora amenaza con abarcar a países como Portugal y España, la cuarta mayor economía del bloque euro.

Este sábado, Alemania negó un reporte de una revista indicando que podría acordar emitir bonos conjuntos de la zona euro para ayudar a aliviar la crisis de deuda de economías más débiles en la zona de 16 naciones.

Las acciones de bancos europeos tenedores de deuda de bancos irlandeses se derrumbaron el viernes ante los reportes de que podrían verse obligados a compartir el costo.

El británico Royal Bank of Scotland y Lloyds Banking Group cayeron un 5,3% y un 4,4% respectivamente, mientras que el mayor banco español, Santander, cayó un 3,7%.

El euro tocó una baja de dos meses contra el dólar y los inversionistas de riesgo adicional demandan comprar deuda irlandesa, portuguesa y española en vez de bonos alemanes, cerca de alzas históricas.

Un acuerdo a una tasa de interés visto como restrictivamente alto sería un nuevo revés político para Cowen, quien ya es el líder irlandés más impopular de los tiempos modernos.