Bruselas. La transición posBrexit “no es un regalo”, advirtió este viernes a Reino Unido el negociador jefe de la Unión Europea Michel Barnier, ante reclamos “sustanciales” que planteó Londres al período de adaptación propuesto por el bloque.

Barnier dijo a periodistas en Bruselas tras la última ronda de negociaciones con enviados británicos que estaba sorprendido por la postura de Reino Unido y agregó que algunos lineamientos de la UE para el período de transición no son negociables.

“Una transición no es un regalo (...) Si estas diferencias persisten, indudablemente habrá un problema. Espero que podamos resolver estos desacuerdos en la próxima ronda” de conversaciones, señaló Barnier.

La libra esterlina se debilitó frente al euro luego de que el negociador del bloque enumeró los reclamos que planteó Londres a la propuesta de la UE para el período de transición posBrexit hasta fin del 2020.

Barnier dijo que Reino Unido rechazó dar derechos vitalicios a los ciudadanos del bloque que ingresen al país tras el Brexit pero antes del 2021, además de reclamar mecanismos para poder evitar cualquier nueva ley de la UE que no le guste y oponerse a una medida que habilitaría al bloque a suspender unilateralmente el acceso británico al mercado común en caso de disputas.

“El Reino Unido insistió en que deberíamos alcanzar en marzo un acuerdo sobre este período de transición. Sin embargo, al mismo tiempo nuestros socios plantearon una serie de desacuerdos que yo considero sustanciales”, dijo Barnier.

El negociador dijo que la UE aún esperaba que Londres le explique qué tipo de relación pretende mantener con el bloque en el futuro y recalcó que los británicos tienen que solucionar todos los temas pendientes ligados a su salida para acceder a un período de transición luego de abandonar la UE en marzo de 2019.

“Ninguna transición será posible si no hay acuerdo de salida”, puntualizó Barnier, luego de que muchos diplomáticos y funcionarios europeos advirtieron en los últimos días que las demoras en la coordinación del lapso de transición ponen en riesgo el cronograma completo del Brexit.