Nicaragua aumentó en 1.9 puntos porcentuales la extrema pobreza de su población en 2013 con respecto al año precedente, aunque redujo en 2,2 puntos porcentuales los niveles de pobreza general, según un estudio divulgado hoy por la Fundación Internacional para el Desafío Económico Global (Fideg).

La pobreza extrema en Nicaragua subió del 7,6 % en 2012 al 9,5 % en 2013, principalmente en el área rural, precisó el director de investigaciones del Fideg, Enrique Alaniz, al presentar el estudio "Dinámicas de la Pobreza en Nicaragua 2009-2013".

No obstante, la pobreza en general pasó del 42,7 % en 2012 a un 40,5 % en 2013, es decir que hubo una reducción del 2.2 puntos, detalló el estudio.

Se consideran pobres en Nicaragua a las personas que viven con US$1,88 al día, y pobres extremos a los que viven con US$0,93 por día, explicó esa ONG.

"Los resultados sugieren una tendencia hacia la reducción de la pobreza a nivel nacional", comentó Alaniz.

No obstante, observó que en el área rural, específicamente en el caso de la pobreza extrema, la tendencia hacia la baja fue notoria durante el período 2009-2011, pero que en 2012 y 2013 la pobreza extrema aumentó, "revirtiéndose así la tendencia favorable observada durante los primeros tres años del período estudiado".

"Es importante tener en cuenta que a partir del 2012 nuestras materias primas se cotizaron más bajo en el mercado internacional y en el mercado nacional los términos de intercambio de los productores agropecuarios se deterioraron, particularmente para el caso de los productores de café", explicó, por su lado, el presidente del Fideg, Alejandro Martínez Cuenca.

La encuesta del Fideg fue financiada por la Cooperación Suiza en América Central y el Gobierno de Canadá a través de Relaciones Exteriores, Comercio y Desarrollo.

La encuesta fue realizada entre agosto y septiembre de 2013 en 1.730 hogares urbanos y rural y tiene un margen de error de 2.4 % y un nivel de confianza de 95 %, según la ficha técnica.

Según los últimos datos del Gobierno de Nicaragua, la pobreza pasó de 48.3 % en 2005 al 42.5 % en 2009, mientras que la extrema fue del 17.2 % en 2005 al 14.6% en 2009, basado en resultados de una encuesta de medición de calidad de vida realizada por el Instituto Nacional de Información para el Desarrollo (Inide).