Al inicio del año, el gobierno de Nicaragua había proyectado que la meta de Inversión Extranjera Directa (IED) para 2011 sería de US$1.039 millones; un monto que esperaban alcanzar sobre todo por el impulso de inversiones en rubros como el de energía, con US$362 millones e hidrocarburos, con US$350 millones.

Según datos revelados por Verónica Rojas, viceministra de Fomento, Industria y Comercio de Nicaragua, durante el primer semestre de 2011 el país recibió una IED equivalente a $284 millones, un 32% más que lo alcanzado en el mismo período de 2010, cuando se llegó a US$215 millones.

Sin embargo, y a pesar del alza, algunos expertos piensan que a este ritmo es posible que Nicaragua no logre cumplir con las metas anuales que se había fijado, puesto que lo logrado en los primeros seis meses apenas corresponde al 27% de los US$1.039 millones que se había proyectado inicialmente.

Aún así, confiados en que tradicionalmente el flujo de inversiones crece más durante la segunda mitad del año, las autoridades no descartan lograr el objetivo.

“Nosotros consideramos que al final de año vamos a andar cercanos a los mil millones... porque tenemos inversiones petroleras que no estaban contempladas, que son alrededor de US$40 millones, tenemos inversión en zona franca... entonces, si al final hacemos el recuento, sí creemos que va a estar cercano a los mil (millones de dólares)”, aclaró al periódico local La Prensa, Álvaro Baltodano, delegado presidencial para inversiones de Nicaragua.