El gobierno de Nicaragua se declaró listo en materia macroeconómica para negociar nuevos programas de cooperación con organismos financieros multilaterales y suscribir un acuerdo económico con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), Alberto Guevara, declaró que el país ha cumplido con todo lo necesario para comenzar buenas conversaciones con el FMI, con el Banco Mundial (BM) y con Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Guevara hizo el anuncio mientras el Departamento de Estado de Estados Unidos analiza negar al país centroamericano una dispensa de cooperación conocida como "waiver de propiedad", que afecta a la cooperación a través de multilaterales como el BID el BM, en las que Washington puede ejercer el derecho de veto.

Respecto a esa posibilidad, Guevara dijo que esa será una decisión de Washington, y reiteró que Nicaragua ha cumplido con los parámetros para negociar nuevos programas con los organismos financieros multilaterales.

Argumentó que miembros del directorio del FMI han reconocido que el desempeño económico obtenido por Nicaragua en 2011 superó los resultados previstos, lo que abre las puertas para negociar una nueva estrategia con ese organismo.

Nicaragua y el FMI firmaron en octubre de 2007 un acuerdo económico, que venció en diciembre de 2011. Una misión del FMI evaluó en mayo pasado el estado de la economía y las finanzas de Nicaragua, y el titular del Banco Central aseguró que Nicaragua pasó la prueba.

Destacó que para 2012, el país centroamericano proyecta un crecimiento económico de entre el 3,5% y 4% y una inflación, según Guevara, más cercana al 8% que al 9%, incluso si el precio promedio del barril de petróleo es de $100.

Las exportaciones se mantienen en aumento al sumar US$1.189.8 millones en los primeros cinco meses de 2012, a pesar del contexto adverso internacional, dijo Guevara.

Asimismo, subrayó que las reservas internacionales se ubican en US$1.848 millones, y que las recaudaciones han aumentado, sin ofrecer cifras.

El funcionario, sin embargo, aclaró que Nicaragua es vulnerable a la crisis económica internacional y ha sufrido los efectos de una caída en el precio de los productos tradicionales de exportación y de la materia prima.