El presidente Nicolás Maduro reiteró que este martes 22 de abril arranca la nueva "ofensiva económica" que tiene tres objetivos fundamentales: Producción, abastecimiento y precios justos.

"Vamos a arrancar la nueva ofensiva económica para producir más y mejor, destrabar todos los mecanismos inducidos que impidan la producción en el país y activar los motores productivos. En segundo lugar desmontar el desabastecimiento, y los planes de desabastecer al pueblo. Y el tercer objetivo mantener el precio justo", expresó el mandatario en una rueda de prensa tras culminar la reunión que sostuvo con el canciller de China, Wang Yi, que se realizó en Miraflores.

Pidió el apoyo a los trabajadores y a los empresarios "nacionalistas" para que la nueva "ofensiva" tenga éxito. "A quién no le puede interesar que el país produzca y crezca", se preguntó el mandatario.

Además, Maduro señaló que el Gobierno tiene como meta llegar a exportar 1 millón de barriles diarios de petróleo a China.

Maduro llamó a crear una nueva cultura del trabajo productivo, "una nueva cultura del ahorro, una nueva cultura de la prosperidad".

"Tenemos cien años cien años de parasitismo rentista petrolero, tenemos que romper con eso definitivamente", agregó.

En ese sentido, el mandatario venezolano llamó a los trabajadores, a los empresarios "nacionalistas" y a todos los sectores a sumarse a esta nueva iniciativa en el campo económico, al tiempo de pedir que se aisle a los violentos.

"Llamo al trabajo, al diálogo, a la paz, a que sigamos aislando a los grupos violentos", dijo, al señalar que hoy en San Cristóbal, en el oeste de Venezuela un grupo de encapuchados, quemó el autobús de un trabajador, al que, indicó, ha ordenado que le den un nuevo vehículo.

"Aquellos que crean que el futuro del país nosotros lo vamos construyendo por la vía de la violencia yo le pido a la mayoría de los venezolanos que los aislemos, que los derrotemos, con coraje, que a nadie le tiemble la voz para condenar a los violentos", dijo.

"Porque a nosotros no nos va a temblar el puslo para capturarlos y castigarlos", agregó.

Maduro sostiene que es objeto de un golpe de Estado continuo y de una "guerra económica" con el fin de desestabilizar el gobierno.

Venezuela vive desde hace dos meses protestas contra el Ejecutivo que en algunos casos han derivado en incidentes violentos con un saldo de 41 muertos y centenares de heridos.

* Con información de El Mundo de Venezuela y EFE.