En el cierre de la Cumbre del G20, el presidente francés Nicolas Sarkozy se comprometió a instaurar una tasa a las transacciones financieras en el 2012 a pesar del rechazo que genera la idea en varios países integrantes del grupo y dando lugar a una propuesta pregonada con insistencia por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

El G20 reconoce las iniciativas de los países miembros para gravar las transacciones financieras”, anunció este viernes Sarkozy en conferencia de prensa en la cual leyó parte del consensuado documento final y dejo en claro su anhelo de que dicha tasa se instaure en el 2012 en la Unión Europea (UE).

La aplicación de la tasa Tobin fue reclamada con firmeza el jueves por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para poner un freno a la especulación financiera.

También el jueves, la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff instó al G20 a gravar las transacciones financieras.

Francia se batirá para que esa tasa se convierta en realidad, prometió Sarkozy, y detalló los países que apoyaron esta iniciativa.

Además de Francia, la Comisión Europea, Alemania, España, Argentina, Brasil, la Unión Africana, Etiopía, Sudáfrica y Naciones Unidas son favorables a concretar esta idea. Consideramos moralmente indispensable que los pueblos del mundo sepan que los actores financieros contribuirán a la reparación de los daños que han creado, subrayó.

El presidente francés dijo además que esperar a que el resto del mundo nos acompañe no es un argumento suficiente para negar la puesta en marcha de esta tasa. Vamos a apoyarnos en la opinión pública que está reclamando esto desde hace tiempo.

En tanto, el G20 se comprometió a ayudar al Fondo Monetario Internacional (FMI) al aceptar aportar rápidamente recursos suplementarios al FMI frente a la crisis, anunció en la tarde de este viernes el presidente de la UE Herman Van Rompuy en Cannes.

La declaracion se dio el día en que Grecia renunció definitivamente a la realización de un referéndum para aprobar o no un plan de salvataje europeo y cuando Italia se encuentra en el ojo de la tormenta por su creciente deuda.

Sarkozy, quien presidió el G20 durante 2011, cedió el liderazgo del grupo a Felipe Calderón, presidente de México, quien ejercerá el mandato durante 2012.